Volver a los detalles del artículo PARES EVALUADORES: UNA CONSTANTE TRIBULACIÓN PARA LOS EDITORES DE REVISTAS INDEXADAS